Menú

Parásitos Internos:  ¡Lejos de tu mascota!

Escrito el 11 de Feb de 2016
Categorías: Comunidades,Gatuneando,Perruneando. 0 comentarios.

Los parásitos internos son seres vivos que se alimentan de otros seres vivos: viven dentro de un animal, en esta caso, pueden vivir dentro de nuestra mascota.  Puede provocar daños en el aparato digestivo ya que se alimentan succionando sangre y nutrientes.  Si no se tratan correctamente, pueden provocar daños muy diversos desde lesiones en los tejidos, hasta obstrucción intestinal, provocando infecciones graves, incluso, la muerte.  El nivel de daño que pueden llegar a producir van a depender de la cantidad de parásitos, la edad y estado nutricional de tu mascota.   Tanto parásitos como larvas pueden ocasionar daños migrando a través de la sangre al riñón, hígado, pulmón, corazón, etc.  Es en este escenario, donde podemos encontrar inflamaciones locales, gastritis, daño en el hígado, inflamación pulmonar, etc.
Los parásitos desafortunadamente, también, constituyen un riesgo para las personas.  La infestación se produce cuando accidentalmente ingieres los huevos de estos parásitos.  Podemos llegar a tener problemas pulmonares, en los ojos y en la piel. Método para evitar esto: Desparasitando internamente cada 3 meses

¿Cómo llegan al intestino de mi mascota? Como los huevos se encuentran en el medio ambiente es fácil que tu gato o perro se infeste accidentalmente:

  • Ingiriendo las pulgas (en el rasquido, con los dientes, puede comer pulgas, lamerlas o tragarlas)
  • Atravesando la piel de las extremidades o del abdomen de tu mascota
  • Si tu mascota come víseras o fecas de animales ya infestadas:  Por ej.: cuando: caza un pájaro, roedor o come víseras crudas o al consumir, lamer u oler fecas que están en el ambiente (Una razón más para recoger las fecas de las mascotas, evitando así propagar parásitos)

Desparasitar es simple, económico y seguro para todos.  Se recomienda ir variando de antiparasitario para que siempre haga efecto. Hoy, el mercado ofrece diferentes alternativas, unas más económicas que otras. Sin embargo, el antiparasitario interno no puede faltar en la vida de tu mascota por su salud, la tuya y la de tu familia.