Menú

Vida Nocturna

Escrito el 03 de Nov de 2014
Categorías: Comunidades,Gatuneando. 1 comentario.

Con mucha frecuencia los propietarios de gatos comentan que la llegada de la tarde, o entrando la noche, su animal se transforma; pasa de la más plácida inactividad al incontrolado y obsesivo movimiento.  Todos los gatitos y también los gatos adultos, necesitan juego, ejercicio y contacto social; si les proporcionamos todo eso de forma adecuada, estaremos consiguiendo disminuir el riesgo de aparición de conductas indeseables para el propietario, por muy naturales que éstas sean. Ejemplos de conductas que nos gustaría evitar: arañazos, agresión en el juego, mordiscos, etc.

En todos los gatos, el instinto de predación es innato y, por ello, adecuaremos los juegos para que pueda “acechar”, “perseguir” y “dar caza” a determinados objetivos.  Esos juegos deben ser proporcionados a lo largo del día.  Con ello,  conseguiremos “cansar” al animal y ofrecerle su dosis de estímulo de cazador antes de que llegue la noche.  Debemos tener en cuenta que los elementos de juego deben moverse (es decir, que sean de fácil movimiento frente al roce de las garritas, o bien, hay que jugar con el gato, haciendo que los mismo juguetes se muevan).  Si el juguete no se mueve, el gato se aburre ya que la presa está sin movimiento, está “muerta”.   Para estimular el instinto innato de caza, también sirve el juego con punteros láser que logra un alto nivel de involucramiento del gato, persiguiendo frenéticamente la luz para cazarla pese a lo difícil que puede ser en algunas situaciones alcanzar el haz de luz.

Si un gato tiene suficiente tiempo de juego y esparcimiento a lo largo del día, aunque no puedan creérselo, dormirá toda la noche.

Deja un comentario !

Tienes que estar registrado para comentar.